Un millón de dólares…

Cuando entró Echeverría a gobernar, comprar un dólar valía 12.50 pesos.

Hace tres años, cuando entró Peña Nieto, comprar el mismo dólar (sin haberle quitado los tres ceros a la moneda) valdría 13,500 pesos antiguos.Hoy, después de 3 años de hacer estupideces, comprar ese dólar nos cuesta casi 20,000 pesos antiguos.

Si tu hubieras tenido un millón de dólares hace 50 años y los hubieras cambiado a pesos, te hubieran dado doce millones y medio de pesos antiguos.

Si los hubieras guardado en un colchón… hoy tendrías 625 pesos.

¿Por que seguimos aguantando a estos tipos?

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

¿Nos vemos en El Ángel?

Nos vemos en El Ángel…

Fíjense conciudadanos que plan tan maquiavélico para lograr que los gandallas nos hagan caso a los ciudadanos, creo que esta idea genial a nadie se le ha ocurrido antes: Sugiero que todos los decentes de este país (los que no vivimos de las drogas o la política) salgamos encapuchados a la calle y destruyamos edificios oficiales, saqueemos Ocsos y Fansas, quememos empleados de gasolineras, secuestremos camiones repartidores y con ellos bloqueemos carreteras, agarremos a unas cuantas ñoras, las humillamos y después las rapamos, lancemos bombas molotov a los pobres Polecías que tienen ordenes de no tocarnos. Y que todo esto nos lo costee ese que ya todos ustedes saben quien es…

Así lograremos que al Secretario de Gobernación le de miedito (as usual), se agache, nos llame al “diálogo antes que represión”, nos reciba cuando nosotros queramos y nos pida de favorcito que ya no seamos malvados.

Y en ese momento, con cara de prepotencia y viéndolo como de la cumbre al valle, le ordenamos lo siguiente:

Que él, su jefe, todo el gabinete y sus empresarios asociados, bajen impuestos, gasolina, luz y tiempo aire de celulares, que deroguen los impuestos idiotas que nadie paga, que los del Poder Legislativo firmen la Ley 3 de 3 sin cambios, que regresen los presupuestos de salud y educación que quitaron y que los “ahorros” los logren amarándose el cinturón ellos, bajándole a sus nóminas de burócratas inútiles, a sus gastos y a sus inútiles viajecitos.

Y que en el remoto caso de que no siguiera esas instrucciones, le sitiamos las ciudades más pobres del país con 10 de nosotros en cada caseta de entrada, robamos camiones de víveres y de gasolina y vendemos la gasolina a 50 pesos el litro, el maíz a 100 el kilo y l’agua a 30 la botella. Y si aún así no hace lo que queremos, nosotros mismos nos disparamos balazos de calibre chiquito, pa’quehaiganvitimas de la represión. Y les traemos a los de Derechos Humanos, que son otros rete inútiles, pero a esos si les tienen respeto.

¿Cómo ven? Esta es la fórmula mágica y funciona perfectamente contra un gobierno cobarde, inepto y corrupto.

¿Cómo? ¿Qué  qué? ¿Qué ya hubo alguien que se le ocurrió eso y que ahorita tiene a varios Estados bloqueados?

¡N’ombre, a esos sicarios nosotros los convencemos de que se nos unan. Nomás les aumentamos las prestaciones. ¡Nomás faltaba…!

Tons’que paisanos, nos vemos en El Ángel…¿Va?

Alberto Martínez Vara

 

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿Ooootra devaluación?

   ¿Ooootra devaluación?

Aunque los economistas digan lo contrario, la inflación y la devaluación ni son lógicas ni son inevitables ni son provechosas, simplemente son el resultado de la corrupción.

Y estas son las transas que las originan, ejemplificadas en una mesa de póker:

Somos 4 jugadores, yo soy el “cajero” que tiene las fichas y guarda el dinero de todos. Cada uno me da 100 pesos y le doy 100 fichas; Hay $400 en la caja y 400 fichas en la mesa.

Antes de empezar a jugar, tomo de la caja 50 pesos de coperacha, por botanas y tragos, cuando siempre les he cobrado 25 pesos (aumento de impuestos, luz y gasolina). Ahora solo hay $350 en la caja, pero 400 fichas en la mesa.

Más tarde llega el de la cantina y me cobra lo que me bebí ayer, tomo otros 50 pesos de la caja y se los doy (pago de endeudamientos). Nos quedan $300 en la caja y 400 fichas en la mesa.

Como mis amigos ya están medio borrachos, descaradamente tomo 50 pesos de la caja y me los guardo en mi bolsillo. (Corrupción descarada, casas blancas, aviones, viajes y moches). En la caja ya solo hay 250 pesos y 400 fichas en la mesa.

Y  ya entrados en gastos, pos pá cubrir mis perdidas en las apuestas, de plano me robo 100 fichas y las pierdo todas. (Aumento de impresión de dinero y exceso de gasto). Sigue habiendo $300 en la caja, pero ahora hay 500 fichas en la mesa.

¡Ups! 500 fichas de a peso por pagar, con 300 pesos…  Y’ora que hago?

Me acuerdo de mis tiempos de economista comunistoide y con cara de circunstancia les digo a mis cuates: Amigos, les aviso que hemos sufrido una terrible devaluación provocada por la caída de la economía rusa, la subida de la economía gringa y la estupidez de los Ingleses al aceptar el Brexit. Y entonces lógicamente (…) por cada ficha de a peso que hay en la mesa, solo les vamos a poder dar la mitad. O sea que su mugroso peso vale la mitad y el dólar vale el doble.

Por culpa de la globalización, no de nosotros.

Desde Los 60´s nos han vendido el cuento de que la inflación y la devaluación son culpa de otros, no de lo que hacemos. Si así fuera ¿entonces por qué los ingleses se devaluaron en un día, por qué los americanos se revaluaron y por qué muchísimos países ni se inmutaron? Esos son cuentos de los economistas y los casabolseros, la devaluación no se debe a causas internacionales, se debe a factores de corrupción interna en la política monetaria.

Y en México, los responsables de la política monetaria son la Secretaría de Hacienda y el Banco de México.

¡Noooo, pos poresomismo!, el primero no tiene no se da cuenta de que no se da cuenta y el otro, el que tiene que controlar el peso, no puede controlar ni el propio…

 

Alberto Martínez Vara

 

 

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Pais de cobardes

País de cobardes.

Sitiar una ciudad siempre ha sido un movimiento estratégico para ganar una guerra, los ejércitos han sitiado Troya, Palmira, Cartago y Leningrado entre otras. Una ciudad se puede sitiar con un ejército no muy grande. Sitiar la mitad de un país se podría lograr con unos 50 ejércitos perfectamente pertrechados.

Hoy México se ha ganado el título del “Único país del mundo cuya mitad puede ser sitiada por 1,600 delincuentillos”.

Todo esto sucede mientras el Presidente se pasea en su nuevo avión, el Secretario de Hacienda nos sube la gasolina y devalúa el peso y el Secretario de Gobernación recibe con honores a los facinerosos y  les pide de favorcito que: “Se porten bien y que si son tan amables ya nos dejen vivir en paz”.

¿Como es posible que 1,600 ninis, sin entrenamiento, sin disciplina militar, cuasi analfabetas, pongan en jaque a nuestro país y nos estén haciendo quedar en ridículo en todo el mundo? ¿Acaso nuestro gobierno no tiene miles de policías, un ejercito, tanquetas antimotines, helicópteros y toda una red de inteligencia? ¡Claro que si! Lo único que no tiene nuestro gobierno es…

No justifico a los políticos, pero a ellos les vale sorbete lo que le pase a la población, andan muy ocupados cuidando no perder el poder en las próximas elecciones y además, en general los políticos siempre han sido cobardes. Peeero lo que es inexplicable es que 25 de estos mequetrefes puedan poner en sitio una ciudad completa y los hombres de la ciudad no vayan a las casetas y saquen a 25 chamacos desarmados por la buenas… o por las malas. ¿No que muy machos los mexicanos?

Y también es inaudito que los camioneros fuertes y grandotes, se queden calladitos viendo como se pudre su mercancía sin mover un dedo. Si hay 25 sicarios y 50 camioneros parados, ¿no puede cada chofer tomar su llave de cruz, acercarse a los pelaos y convencerlos de que abran las casetas y se larguen, so pena de tremendísima madrina?

Estos idiotas abusan de toda la población porque nadie se defiende. Y la autoridad no nos va a defender ni le interesa ni le conviene ni se atreve. Perdónenme compatriotas, pero somos un país de cobardes, gobernado por cobardes.

Y si no están de acuerdo con mi afirmación, ¡Órale vamos a hacer algo!

 

Alberto Martínez Vara

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿No se cansan…?

¿No se cansan…?

¿Cómo está eso de que EPN veta el artículo 32 de la #Ley3de3, pero no veta la modificación al artículo 29?

El artículo 32 (hecho por los legisladores como venganza a la Coparmex) obliga a que toooodo aquel que recibe dinero del gobierno tiene que hacer sus 3 declaraciones. Esto incluye a los empleados de las empresas que tienen contratos con el gobierno, jubilados, becarios y beneficiarios de programas sociales.

El artículo 29 era el corazón de la #Ley3de3 que obligaba a los servidores públicos a presentar 3 cosas: su relación patrimonial, su declaración de impuestos y su declaración de intereses. Peeero  los legisladores le añadieron una frasecita que dice que si los políticos consideran que es un riesgo para su seguridad, no tienen la obligación de declarar nada. Esa frasecita que cambia toda la intención de acabar con la corrupción y la impunidad no la vetó EPN. ¿Queraro-verdátu?

La intención de este veto es que  los mexicanos crean que EPN los está defendiendo. Pero solo es una táctica distractora, como la que utilizaron cuando el aumento del IVA y sacaron que iban a aumentarlo en la colegiaturas, pero varios políticos salieron a defender al pueblo y vetaron esa iniciativa. No cobraron el IVA en colegiaturas, pero aumentaron el IVA en todo el país… y ya nadie se quejó.

Ahora va a pasar los mismo. Los jubilados, becarios y empleados de constructoras no van a tener que declarar nada, pero los políticos ladrones tampoco.

De veras señores políticos; ¿no se cansan de vernos la cara de…?

 

Alberto Martínez Vara

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Legislativocracia

“Legislativocracia”

 

Alberto Martinez Vara

Antes vivíamos en la era del “Presidencialismo”, el Presidente era el mero mero, los Gobernadores le obedecían y los Alcaldes obedecían al Gobernador. Después vivimos en la era de la “Partidocracia”, los partidos eran los chipocludos y a través de ellos se transmitían la ordenes presidenciales a todos los mandos.

Pero los genios de la política crearon un nuevo sistema basado en la premisa “El Rey debe hacer la ley y luego ser juez y parte” y hoy estamos viviendo en la era de la “Legislativocracia” y así el Poder Legislativo, el que hace las leyes, es nuestro “Nuevo Rey”.

Este Rey es astuto y maquiavélico y nos ha cambiado las reglas del juego de una manera tan sutil, tan taimada y tan bien orquestada que no lo hemos notado; y hoy el Legislativo es quien manda sobre todos, incluso sobre el Ejecutivo y también sobre el Judicial.

La primera regla que impusieron fue: “El único que puede poner reglas soy yo”. La segunda regla fue: “El único que puede cambiar la primera regla, soy yo.

O sea “El Estado soy yo”, igualito que Luis XIV.

Y luego el Rey pensó: ¿Dónde está el poder y el dinero en México? ¡Ah!, pos en los partidos, los monopolios, los sindicatos y el crimen organizado. ¿Y como le hacemos para que esas mafias gobiernen sin que se note mucho? Hmmm… pues creamos a legisladores que no los tenga que elegir el pueblo. Sino las mismas mafias.

Entoooonces, inventaron a los plurinominales, que los elije cada mafia. Y estos son los líderes que compran los votos de los otros legisladores que no tienen NPI de lo que pasa porque son cuasi-analfabetos.

Nooo… si el Rey no es nada tarugo.

Tons ¿a quien le conviene que haya #Ley3de3, contralores estrictos, policías confiables, sindicatos honestos y aumentos del salario mínimo?… a los mexicanos. ¿A quien no le conviene?… a las mafias. ¿Y quien aprueba o desaprueba los cambios?… los legisladores. Que casualmente son los representantes de las mafias. ¡Ah que chido!

Por eso a los partidos les vale sorbete que los candidatos a la Presidencia sean mediocrísimos y que los candidatos a Gobernadores sean unos cuatreros. Para el Rey lo importante es que los diputados y senadores sigan siendo zombies esclavos leales y tontos manejados por sus “Pluris”.

Y para finalizar su plan, el Rey determinó: Entonces la táctica es crear una cortina de humo llamada  “Gran batalla democrática por las elecciones democráticas de Presidente, Gobernadores y Alcaldes”. Y se gastan miles de millones en ese teatrito. Pero nadie le pone atención quienes quedan de diputados y senadores, que son los que ponen las reglas.

La única forma de romper este círculo vicioso es no irnos con la finta de votar por Presidente, Gobernador y Alcalde. Esos no tienen poder de decisión. A donde tenemos que poner candidatos independientes que sean honestos, inteligentes y preparados, es en el Poder Legislativo. No en el Poder Ejecutivo.

Si queremos salir de este sistema de corruptos e impunidad, tenemos que presionar para eliminar a los Plurinominales (ya Pedro Ferriz había conseguido 3 millones de firmas). Hay que hacerlo otra vez.

Y cuando vayamos a votar, si los nombres que aparecen en la boleta nos suenan conocidos, no los marquemos; porque son los mismos jijos que ya estuvieron. También hay que enfocarnos en lanzar candidatos independientes de diputados y senadores, no de Presidente, Gobernadores y Alcaldes. Finalmente esos son títeres.

Entendámoslo, el sistema esta podrido, pero no se pudrió solo, lo pudrieron a propósito.

Y lo pudrió alguien muy inteligente y muy astuto. Hmmm…

 

amv@albertomartinezvara.com

blog: albertomartinezvara.com

 

 

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Encuestas

Amigos, en las encuestas políticas realizadas antes de las elecciones, todos los honestos encuestadores (hasta los de los periódicos) daban la victoria al PRI. O son muy maletas o recibieron moches sustanciosos. Y me acordé de éste artículo que escribí en las pasadas elecciones para Presidente. Saludos.

Ring riiiing… riiiing.

Encuestas Scwarzenegger a sus órdeneeees.

“¿Bueno? Oiga, soy el Director de la Campaña Política  del Lic. Miserias para Gobernador, ustés el dueño de ese changarro?”.

“!Efectivamente Señor Don Director!, que felicidad que me llame, soy su más humilde servidor.

“Mire; quiero hacer una encuesta sobre los candidatos para Gobernadores y Alcaldes de nuestro Partido.  Y sé que ustedes son expertos en eso”.

“Así es Don Director, esa es nuestra especialidad”.

“Escuche, quiero que haga varias encuestas y les dé les de una manoseadita para que, el Lic. Miserias y todos nuestros candidatos, salgan como favoritos por… digamos… unos 20 puntos arriba”.

“¡Por supuesto señor Don! Sus deseos son órdenes, así saldrán las cifras, ¡nomás faltaba que no!,  para eso contamos con toda la honestidad y experiencia profesional”.

“Mire oiga, le voy a hacer 3 preguntas pa’calarlo.  Veamos… ¿cómo le hace para que gane el candidato que usted quiere?”

“Fácil licenciado, si quiero que gane el PAN, solo encuesto a señoras fresas y a viejitas de chal negro, misal en mano y cara de sufrimiento. Si quiero que salga el PRD, escojo a intelectuales pachecos, de esos de morralito, jeans y huaraches. Si quiero que gane el PRI le pregunto a tianguistas, burócratas, sindicalistas y revendedores de boletos. Y si quiero que gane el Peje le pregunto a todos los empleados de Telmex y Telcel. ¿Como ve?”

“Muy bien, muy bien, ahora: ¿Como le hace para manipular los resultados?”

“Pues aplicamos el método de la presentación manoseadita, o sea que no engañamos, pero no ponemos las columnas que no convienen, como las de los que no contestaron o las que están indecisos. Y así las diferencias las podemos hacer muy grandes o muy pequeñas. ¿qué le parece?”

“!Perfecto, conoce su trabajo!, pero no quiero que exagere, porque hay encuestas que no se las cree ni su madrecita de usted, como las que han sacado  acerca de la popularidad del actual Presidente o de sus 2 favoritos Chano y Chong. ¡Por favor!

“No se preocupe Don Director de Campaña, le aseguro que damos tan buenos resultados que hasta la gente se los cree… es que los mexicanos son bien borregones.”

“Si, eso si. Bueno, ahí le va la tercera pregunta: si lo escogemos va a cobrar varios milloncitos, pero fíjese que tenemos que hacer un guardadito del 50% para la campaña. Usté sabe”. Esa lana usté la cobra y me la regresa en efe en un portafolio nuevecito y me lo manda con una rorra alta y güera.

“Claro, claro, Director, así lo hacemos siempre”.

“Bien, está usted contratado. Mándeme su factura”.

“Señor Licenciado Don Director de Campañas, estamos a sus ordenes, Consulta Schwarzenegger, será su encuestadora preferida. Va’sté a ver”. Gracias, muuuchas gracias.

Click.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized